jueves, 4 de junio de 2009

El superhombre I

Estaba a punto de desvelar el misterio y… sonó el despertador.

–¿Por qué?, dime. ¿Por qué ahora? –dijo Carlos. Luego miró el despertador: las siete menos cuarto.

Otro día más. Pero no importa. Él puede contra todo. ¿Qué le detiene? Nada, absolutamente nada.

Saltó de la cama como un canguro. Pensaba mientras tanto que estaba en forma, muy fuerte. Fue al baño para arreglarse. Quitóse el pijama y se metió en la ducha. El agua fría, bien fría, para animar el cuerpo. Al salir, miró el espejo y le vinieron de nuevo sus pensamientos.

–Sí, soy el superhombre –dijo.

Cuando terminó de arreglarse, fue a la cocina. Estaba su madre preparando café.

–Buenos días, cariño, ¿qué tal?
–Bien.
–¿Has pasado buena noche?
–Sí.
–¿Qué tienes hoy? ¿Algún examen, no?
–Bueno, sí. Matemáticas.
–Seguro que te saldrá muy bien, tranquilo.
–Ya.
–¿Quieres desayunar?
–Sí.
–¿Café o Colacao?
–¡Café, mamá, café! –dijo indignado.

Un superhombre no se anda con tonterías. Y Carlos es un superhombre, ¿no?

–Venga, Carlos, date prisa. Vas a llegar tarde. No te duermas en los laureles –dijo Carmen sonriendo. Y le acarició la cabeza.
–Sííí –contestó entre dientes.

Carlos salió de casa confiado, sin preocupaciones. Continuaba pensando en su superhumanidad. Pero una vez hubo cruzado la esquina de su calle, vio cómo el autobús arrancaba, dejando la parada atrás.

–¡Mierda! –gritó.

Empezó a correr para intentar alcanzarlo. Por unas cosas u otras, no llegó. Tuvo que quedarse a esperar al siguiente autobús. El examen era a primera hora. Pero se consolaba con sus pensamientos.

–No pasa nada. Soy el superhombre, soy el superhombre…

6 comentarios:

Miguel Fabra Pérez dijo...

Cuantas veces he perdido yo el autobus... pero bueno... como yo si que soy el superhombre XDXD

PD: Luis Ballesteros ha influido demasiado en ti jajajajjaja

Rafa M. dijo...

Si hay un profesor del que te acuerdas al salir del colegio, es el de filosofía. Siempre tienen un toque original de "denominación de origen".

Rafa M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Palomitas de Maiz dijo...

Ser supermán es como ser coherente, siempre se queda solo al final, pero de otra manera. El coherente,como sólo trabaja hacia el interior, está en paz aunque pierda el autobús o un examen. Forma parte de la naturaleza perder algo de vez en cuando.

Supermán como suele actuar para la galería de su ego lleva peor el tema de los planchazos por mucho que el relato le ponga el salvavidas de una ridícula dignidad in artculo mortis.

Rafa M. dijo...

El relato aún no ha terminado... ¡Quedan al menos dos partes más!

Sol Ruiz dijo...

Ah, pues anímate a continuarlo, estamos impacientes por leeer el resto...