martes, 6 de octubre de 2009

Humanismo

He podido leer hace poco un ensayo sobre el humanismo. Trata diversos temas. Entre ellos está la amistad, el arte, la cultura, los buenos modales, el estilo, la elegancia… Todos ellos importantes para comprender al hombre. Luego se adentra en temas con más enjundia, como puede ser el de la Belleza.

El libro, por si fuera poco, se titula ‘HUMANISMO. LOS BIENES INVISIBLES’. Está escrito con un estilo sencillo y directo. El autor ha conseguido justo lo que se proponía, pues advierte en el prólogo que no ha querido ser retorcido a la hora de expresarse. Defiende que para expresar lo más excelso no es necesario hacerlo con afirmaciones enrevesadas. Sino que, para conseguilo, es la sencillez el mejor vehículo de comunicación. Me ha gustado mucho esto, pues Tolstoi y otros autores afirman cosas así.

Por otra parte, el libro es una apuesta por la excelencia del hombre. Busca sacar lo mejor que hay de él para darle brillo. Intenta ante todo recuperar el lado “humano” del hombre, aquello que le hace más grande dentro de la naturaleza. Sigue lo que podríamos llamar “el clasicismo humanista”, pero con proposiciones que pueden sernos nuevas. Son propuestas cercanas, de las que podemos sacar partido para hacerlas presentes en nuestro día a día. Esta me parece una forma muy buena de acercase a los lectores.

Por mi parte, creo que el humanismo es un tema que tenemos olvidado. Ya sea por la conmoción del siglo pasado o por el escepticismo, la reflexión sobre hombre parece que resulta poco productiva. Pero para mí esto no es correcto. Cuando olvidamos el lugar del hombre en el universo lo convertimos en un dios o en un microbio. Por exceso o por defecto, una concepción errónea del ser humano tiene resultados catastróficos. El pensamiento alrededor del hombre es clave para la comprensión de su condición y de su existencia. Si no intentamos comprenderlo, volveremos una y otra vez a encontrarnos con esos fracasos que tanto nos desesperan.

10 comentarios:

Teresa dijo...

Las frase con la que abres tu blog (¡Despertad!) me han inspirado para poner hoy unas palabras de Juan Pablo II a los artistas. Un saludo.

DasGretchen dijo...

A lo mejor tenemos demasiado "humano" ;)

¡Gracias por tu comentario! Muy interesante bitácora.

Un saludo y ánimo con tu otra bitácora.

Rafa M. dijo...

¿Demasiado "humano"? Quizás, pero el humanismo de cierto Federico... Un humano con demasiada vitalidad, vigoroso... Un saludo!

Philip Muller dijo...

Leyendo tu post me he acordado del libro "Humanismo y santidad" de Charles Moeller. Me gustó mucho: te lo recomiendo. Hay momentos en los que habla de Goethe y todo, eh? Merece mucho la pena.

¿Cuál es la diferencia entre humanismo y humanitarismo? En la última película que he visto uno de los protas defendía la eutanasia por motivos humanitarios.

Me ha gustado mucho el post.

Rafa M. dijo...

Sinceramente, es una gran pregunta. Te contesto rápido, así que se puede matizar. Me parece que la diferencia puede estar en el dolor y la esperanza. Creo que el humanitarismo, en ese caso, puede parecer una especie de paliativo, un intento de acabar con el sufrimiento y la desesperación. Y quizás por ello sea una huída hacia la muerte, ya que no hay ninguna esperanza. Puede que el verdadero humanitarismo sea comprender el dolor y acompañar al que sufre, no acabar con él. Sea una enfermedad terminal o una depresión, el dolor ahoga, engulle a la persona que lo padece; esta es la razón por la que necesita que haya personas que estén a su lado. Aquí está el verdadero humanismo y "humanitarismo" (que puede ser la práctica del humanismo, creo yo): amar al ser humano en su totalidad, con sus errores y sus virtudes, y estar dispuesto a sacrificarse por él. (Perdona el sermón) Un saludo.

Eterna dijo...

El inevitable Nosce te ipsum al que tenemos que volver siempre.

Anónimo dijo...

Ché, hermano!!! que bien escribes...ya me enseñaras a redactar!!=) un besote!! Elisa!!

Rafa M. dijo...

Ché, hermana! ¿Tú por aquí? ¡Qué alegría! Besos a ti también...

trini dijo...

Ché sobrino!!! me sirves de inspiración para mis clases de reli. Entro cada día a ver si hay algo nuevo. ¿Recomendarías el libro a las de 1º de Bachillerato? Me lo compré hace unos días y no lo he terminado. Tu tía Trini.

Rafa M. dijo...

¡Tía! Ché, me alegro de verte por aquí. Gracias por visitar el blog. ¿Te gusta?

Creo que puede ser un buen libro para tus alumnas. Pero hay que saber recomendarlo. A la gente no le gusta que le digan que tiene que ser más humana, ¿no crees? Si lo propones, entusiásmalas. Además, siempre suele aburrir leer a un cura. Quizá les sirva saber que deben valorarse y tener cierto orgullo para que después el tío que las quiera se quede "atontado" por superarle en lo humano... Que no valoren el cariño fácil ni el sexo seguro, porque a la larga se quedarán vacías y necesitarán un hombre tras otro. Una pena. Por eso, a ver si a algunas les parece bien la idea de ser "una mujer de bandera". Porque si no es así, las tratarán como a conejas.