sábado, 10 de julio de 2010

VERSUS


Después de mi desaparición en el blog, retomo mis letras: he vuelto.

En Navidad pude ver Avatar en el cine, un auténtico espectáculo visual. La calidad de las imágenes y la explosión de colores que nos brindaba la pantalla fueron una novedad. Además, Cameron no hizo la típica historieta amorosa en tiempos revueltos, sino que se atrevió a indagar sobre lo infranatural en una cultura que es, a mi parecer, mesoamericana (más o menos). En fin: me gustó, sin más.

Una película de quinientos millones de dólares tiene esas cosas. El espectáculo está asegurado para todos. De una manera u otra, engancha. Sin embargo, el director de Titanic no obtuvo el mismo reconocimiento con Avatar. El jurado de los Oscar no dudó en conceder seis estatuillas a En tierra hostil, un film de Kathryn Bigelow, que es, nada más y nada menos, la exmujer de James Cameron (¡olé torito!). Lo más novedoso no es este detalle, sino que el presupuesto del film no superaba los diez millones de dólares. Al parecer, un buen vestuario y una realización aceptable pueden superar a los mejores pitufos digitales.

Es gracioso el enfoque que estos dos directores han concedido al ejército. Mientras que Cameron se ha centrado en el lado más irracional y mercenario de la guerra, Bigelow ha optado por lo humano, por la situación y las circunstancias concretas de cada soldado. Que es, creo yo, más meritorio que un sargento de hierro exterminador. Está claro que las tribus selváticas han sido y están siendo arrasadas por el capricho de “la civilización”, pero, desde luego, no creo que el desarrollo sea tan irracional. Al final resulta que el conocimiento científico no es conocimiento; el verdadero saber pertenece a los indios, que “saborean” la naturaleza. Bueno, seamos sinceros, esto es muy poético y queda bien, pero ni la madre de Cameron con toda su compasión aceptaría esta tesis. Con un porrete de por medio puedes imaginarte que el bosque tiene espíritus y libre albedrío, sin embargo no es lo mismo cuando estás sereno, hasta la coronilla y llevas dos días sin dormir bien en medio de la montaña.

Volvamos a nuestro tema. Son dos grandes películas, cada una en su tema y estilo. Recomiendo ambas, pero me ha convencido mucho más En tierra hostil. Ahí os lo dejo.

4 comentarios:

Marcela Duque dijo...

Welcome back!

Miguel Fabra Pérez dijo...

Ya se te echaba de menos!!!

He visto las dos en el cine y la verdad es que "pocahontas espacial" es muy espectacular. Muy rollo new age pero con ese toque disney graficado a muerte y pasado y repasado por ordenador. Muy impresionante pero poco original.

Con respecto a "en tierra hostil" a verdad es que yo la encontré carente de ideas. No propone nada, simplemente muestra. Es la típica peli que te ves un fin de semana que te has pasado 24 horas de estudio y necesitas tiros, tiros, sangre y dejar el cerebro en barbecho.

Es el tema de nuestra sociedad, mucho avance técnico, mucho impacto visual pero a la hora de la verdad o ideas obsoletas o carente de ideas.

un abrazo!!!

PD: Me voy el 25, acabo examenes el martes, confio en einen deutscher Bier!

Rafa M. dijo...

Gracias, Marce. Tus últimas entradas me han gustado mucho. Perdona que no haya comentado. Un saludo

Y Miguel, ¿acaso la guerra propone algo? Joder, tampoco le puedes buscar tres pies al gato. Se nota que estás de exámenes, macho. Creo que para ser una película de una guerra que está en curso, es un logro. Por cierto, ¿sólo una birra? Gracias. Un fuerte abrazo. Ah, hay que quedar con Miguel el libanés. Ya me dices.

Miguel Fabra Pérez dijo...

jajajaja, Llevo tres meses de examenes y los gatos me buscan los pies!

La guerra no propone nada pero da para reflexionar.

todas las que quieras!! miguel el libanes creo que se ha ido justo hoy, lo llame ayer pero no hubo exito. quizas por la locura futbolera y la fiebre patriotica.