jueves, 21 de octubre de 2010

EL CIELO SOBRE BERLÍN

El cielo sobre Berlín: una película de la que no se puede prescindir. La videé ayer. Increíble, sorprendente, asombrosa. Esas son las palabras. ¿Inocente, tal vez? Más que inocente, te conduce a la inocencia. “Cuando el niño era niño…”, recita una y otra vez el protagonista (Bruno Ganz, el que hizo de Hitler en El hundimiento). Y así, paulatinamente, nos hace descubrir la vida misma. El director de la película es Win Wenders, un auténtico artista. Un ejemplo a seguir.

La película tiene como protagonistas a los ángeles de la guarda. Interesante, ¿no? Los ángeles se encargan de cuidar a las personas. Escuchan sus pensamientos, sus deseos y los consuelan cuando toca, además de que acompañan en la alegría. Ternura. Me gusta la idea. A veces me he imaginado algo parecido: seres que no vemos y que están a nuestro lado, ayudándonos, sin pedirnos nada a cambio. Como voluntarios de una ONG, pero, en este caso, la ONG es Dios. ¡Qué gracia! El ángel protagonista tiene nostalgia, ¿de qué? De la vida, la vida de las personas. Añora los sentimientos que nunca ha tenido. Los ángeles son seres intemporales, que viven en la eternidad, suspendidos en el tiempo, sin que les afecte nada. Toman nota de lo que sucede día a día, como un diario, pero no es su historia, sino que es la de los otros. Eso es lo que desea nuestro ángel: ¡vivir, comer, sentir, amar! Quiere sorprenderse ante algo nuevo, quiere sentir tristeza cuando pierde algo y alegría cuando se encuentra con una persona querida. Quiere nacer de nuevo, crecer y envejecer. ¿No es bonito? No busca el sentido de la vida, se trata de la vida del sentido.

Os recomiendo que le veáis. No tiene desperdicio. No sé, los alemanes no son tan cuadrados como parecen. La pasión alemana es serena, madura e inocente. Al menos en este autor. Cuando te encuentras un alemán así no puedes sino beber una y otra vez de la fuente que te ofrece. Como Goethe, como Hölderlin, como… Rilke o Heine, y muchos más.

La calidad de las imágenes es genial, delicada y sencilla. Cada fotograma tiene sus trazos, sus puntos de vista, sus pinturas. Vedlo vosotros, si queréis, claro. Como ya he dicho, a mí me ha gustado.

10 comentarios:

Pablo Hernández Blanco dijo...

Una de mis favoritas, sin duda. Pero sólo la he visto una vez, y eso fue hace tiempo. La fotografía es maravillosa. Además aparece Nick Cave, lo cual es un añadido.

Wim Wenders me gusta bastante, sobre todo su etapa de los '80. Tienes que ver 'Paris, Texas' (si aún no la has visto) -- es increíble. Ese es mi adjetivo preferido, por cierto. Lo utilizo para todo lo que me gusta de verdad. En fin, que tienes que verla -- ya.

Hugz

Marcela Duque dijo...

Ahhhhh! Qué gracia, llevo toda esta semana hablando con gente de esta película. Bueno, "hablando", porque en realidad no la había visto y ni siquiera sabía de qué iba. Pero el otro día, el tío este que nos vino a hablar de Kurosawa, me la recomendó y me dijo que probablemente me gustaría. También he estado hablando con filosofillos que quieren verla. No sé si conociste a Lourdes Flamarique, una profesora de la Facultad... En fin, el caso es que estuve hablando con ella para hacer una especie de club de cine (ejem, una excusa para ver más buenas películas)y "El cielo sobre Berlín" salió como una de las primeras opciones. Ahora sí que tengo ganas de verla.

Un saludo. (Ya siento no haber podido pasarme a decir hola cuando estuviste en Pamplona).

PD: Me encanta cuando hablas de películas.

Rafa Monterde dijo...

Sí, Pablo, cuando aparece Colombo en la película me asaltó una sonrisa. Además, hace un gran papel. Pero, por otra parte, sonreí durante todo el film. No sé, las imágenes son cariñosas y te acarician todo el rato. Como dices: "increíble".

Ah, Marcela, no te preocupes por lo de Pamplona. Ya volveré y hablamos, que además tengo ganas de hacerlo y de preguntarte cosas, que me recomiendes autores y cambiar impresiones. No conozco a Lourdes, pero me hubiese gustado ser alumno suyo en "Corrientes actuales", es una asignatura magnífica, seguro que, además, la imparte como nadie. Si aún no has visto la película, ¡corre! ¿A qué esperas? Seguro que te saldrá una de esas entradas preciosas sobre la paradoja o el movimiento del mundo. No dejes de escribir, porfa.

Gracias por comentar, a los dos.

Un abrazo

Raquel dijo...

Busca la vida del sentido...

Supongo que por eso ya valdría la pena verla.

Gracias por la recomendación!

Gemma dijo...

Como apasionada del cine, al leerte me han entrado ganas de ver esta peli, gracias por compartir, con tu permiso, seguiré tu página. Saludos

Rafa Monterde dijo...

Raquel, vale mucho la pena. Es maravillosa. Humanísima. Gracias.

Claro, Gemma, este blog es para todos. Gracias por leerme. Saludos.

Luzmaral dijo...

Cuando el niño era niño….
Es lo que tú dices, Rafa, esa pasión serena, inocente… preciosa del día a día.
La vida del sentido. Qué pasada.

Rafa Monterde dijo...

Pues a vivir... Gracias, Lucía.

Vicente Huerta dijo...

Soy admirador de Wim Wenders y esta película me parece excelente. No se hasta qué punto los ángeles que aparecen son identificables con los de la Biblia. Más bien son los que aparecen en la literatura europea.

Rafa Monterde dijo...

Ya, pero... ¿dónde está la Biblia? Se podrá decir: cultura judía. Sí, y además... ¿Occidente? Europa está empapada de la Biblia, la idea la han podido sacar de ahí, ¿no? Está claro que San Miguel, San Rafael o Gabriel no van a cambiar su vida por la de un humano. Son más o menos "acto perfecto", NO Acto Puro, claro. Eso sólo es Uno.... el Trino. La idea me parece original, bonita, seguramente será alguna historia popular o, simplemente, otra obra más del romanticismo alemán. Me gusta porque no es la actitud de Fausto con Mefistóteles, por ejemplo. Eso es oscuro. Sin embargo no esta historia. Me parece una defensa o una muestra muy plástica y vivencial de la vida humana. ¿Ahora no es importante darse cuenta de esto? Gracias por comentar, Padre Vicente.