viernes, 1 de octubre de 2010

Veritas


No calles, Verbo querido,
que tu voz no desagrada.
Con la luz de tu mirada
y el calor de tu latido
consigo no estar perdido
en medio de los dolores.
Los seres son resplandores
que pronunció tu Palabra,
con la luz que los consagra
vistosos como las flores.
(luminosos como soles)

8 comentarios:

Luzmaral dijo...

Veritas, Verbo, Luz, luces...
¡eres un artista, rafa!
por eso me encanta la poesía: concentras verdades como soles en unnos pocos versos!
¿es algún tipo determinado de estrofa?

Rafa Monterde dijo...

No lo sé. Seguro que tú sabes más métrica que yo. Pregúntale a Rosafu, seguro que me escupe a la cara, já! Gracias por comentar. Seguimos en contacto.

Luzmaral dijo...

cuando tenía 14 años hacía sonetos, romances y liras... pero hace tiempo me pasé al verso libre (libérrimo...), jajaja.
no seas duro con Rosafu porque ella fuera dura contigo! jajaj. fue sincera, según su punto de vista. ya sabes, las opiniones se pesan no se cuentan.
es la segunda poesía que leo tuya pero... ¡quiero más!

Rafa Monterde dijo...

Lo de Rosafu lo digo de broma, mujer. Es que ella ya me ha metido mucha caña... En el buen sentido de la palabra. Si quieres leer más, pincha en la etiqueta de poesía, allí hay más publicadas en el blog. Gracias por comentar.

FeR dijo...

Me recordó al Soneto XXXIII de Shakespeare:

Más de una vez he visto, la luz de la mañana, acariciar las cumbres con ojo soberano, besar su labio de oro el verdor de los campos, dorando los arroyos con celestial alquimia.

Y permitir cubrir a las más ruines nubes, con velo de tristeza, su rostro celestial, y ocultar a este mundo su desolada cara, marchando sin ser visto, deforme, hacia el ocaso.

De igual forma brilló, mi rostro una mañana, con triunfal lucidez, sobre mi tierna frente.

Mas ¡ay! que fue de mí, solamente una hora, la región de las nubes, lo escondió de mi vista.

Sin embargo, por esto, no desdeña él mi amor, que la luz de la mente, se vela como el sol.

Trad. Ramón García González

Rafa Monterde dijo...

Gracias, Fer. No lo conocía. Y mira que tengo un libro de los Sonetos de Shakespeare... Tendré que echarle una ojeada. Nos vemos por la facultad. Gracias por comentar. Un abrazo

Mora Fandos dijo...

Está bien, Rafa, deberías terminarlo como un soneto, con endecasílabos y las rimas canónicas. El tema, tiene un poquito de platonismo, lo de los resplandores, que me gusta.

Rafa Monterde dijo...

Ya te digo, Manel, que yo de poesía ná de ná... Pura intuición. No intución pura, porque no le he dedicado tiempo. Pero todo se andará... Por lo visto, tú sí que sabes métrica, ¿no? Bueno... Gracias por comentar. Un abrazo