miércoles, 17 de noviembre de 2010

Sapientiae

Se escucha la sinfonía
de tus labios desde dentro.
Tú compones desde el centro
las notas y la armonía
que conducen para adentro.
Y cuanto más me concentro
tu Voz menos se silencia.
Con ella tengo paciencia
para poder encontrar
la Luz con que despertar
las voces de la conciencia.

3 comentarios:

Enrique Moros dijo...

¡Me gusta mucho lo de la luz con que se despiertan las voces de la conciencia! Quizá, ¿no sería mejor el singular?

Mora Fandos dijo...

Sí, estoy de acuerdo con Enrique M., pero es verdad que entonces no te sale el octosílabo. Tragedias de la poesía.

Rafa Monterde dijo...

Tragedias, límites impuestos al poeta... Al que es poeta... Gracias a los dos por comentar. Un abrazo.