viernes, 31 de diciembre de 2010

Resumiendo

Haré un breve resumen, aunque breve y resumen ya signifiquen cosas parecidas...

Año 2010. Ha sido un año con 365 días. Esos 365 días han tenido sus horas, minutos y segundos. Me han gustado mucho. Como todos los años que llevo contando como años y que se desenvuelven en mi vida como tales, ha sido un año que me ha marcado. He hecho un gran descubrimiento: he cambiado la lógica racional por el sentido común. La razón nunca es suficiente para suficientarse. Suficientarse es una actitud aburrida y que cansa bastante. Así que este año he aprendido a no cansarme y a descansar. Hacer esto con 21 años es una hazaña. No todos aprendemos a descansar y a no cansarnos... En cambio, el sentido común es descansado, pero nunca te deja sin hacer nada. Con sentido común puedes hacer muchas cosas sin agobiarte. Y eso es muy importante. ¿De qué sirve hacer cosas si te cansas y después crees que no sirven para nada? Pues no. Todo sirve, como cada segundo del año. Así que este año he vivido al límite cada segundo, pero sin estrujarlo. Le he sacado el jugo, es decir: lo he exprimido. Exprimir no es lo mismo que estrujar, porque estrujar es destructivo y no produce nada. Exprimiendo puedes saborear aquello que haces. Yo he saboreado, mucho, de verdad. Mi vida es, desde 2010, inquieta y juguetona como una lengua. La lengua nunca se queda parada, ni siquiera cuando se acartona después de una resaca. Cuando pasa eso tienes más ganas de moverla, al menos yo las tengo. Por eso me ha gustado 2010. Ha sido un año que ha valido la pena, como todo, como la vida misma. Lo que quiero aprender en 2011 es cocina. La cocina es todo un arte. Dicen que Leonardo da Vinci era un gran cocinero. Y si Leonardo sabía disfrutar de la vida, creo que es un ejemplo a seguir por quienes queremos vivirla viviendo. Porque no me gusta la vida muerta, sino la vida viva. Con todo esto, para vivir hay que comer, pero hay que comer bien y no comer mucho, porque lo mucho cansa. Mi gran proyecto de 2011: ser cocinero, cocinero viviente, disfrutando de mis platos y organizando banquete: es bueno compartir... ¡Ay, ¿había dicho breve resumen?! Pues ya hemos comprobado que los resúmenes no pueden ser breves ni que lo breve puede ser un resumen.


¡FELIZ AÑO NUEVO!

4 comentarios:

victorbite dijo...

Bienaventurados los que exprimen, pues de ellos es blablabla.


Que tengas un año jugoso.

Fle dijo...

Perfecto y precioso. Me gusta tu forma de resumir brevemente (está tan bien narrado que lo largo, se hace corto, breve, en definitiva).
La cocina es algo tan fascinante que si a finales de 2011 escribes que has conseguido ser cocinero, habrás aprovechado el año al máximo.

Te deseo toda las suertes favorables. Y alguna más.

Un saludo.

Marcela Duque dijo...

¡Feliz año, Rafa!

Gracias a ti por el blog, el pensamiento, la poesía.

Y ánimo con la cocina y con otros los otros planes que tienes, que sé que no son poca cosa.

¡A sacarle jugo al 2011!

Noelia Filo dijo...

La cocina puede tener muchos puntos de vista.. Quizás hayas decidido finalmente saborear la esencia del pensamiento. Una novedosa forma de cocinar para tu cerebro y deleitar a tus sentidos con el aroma de la sabiduría. Espero que esto esté dándote los frutos que necesites, puesto que un "escribidor" no se conforma con poco... ¿O me equivoco?