jueves, 27 de enero de 2011

El misterio de escribir


El misterio de escribir es tan sencillo como esto que estoy haciendo: escribir. ¡Oh, escritura, cuna de la intelectualidad y de la cultura! Veamos: estoy escribiendo. Escribo. Sigo escribiendo. ¿Parece algo tan, tan, tan, tan, tan... misterioso? Continuo con mi misterio: ¡ESCRIBO! Espero que ahora que he resuelto el misterio, me hagan un monumento en Madrid o, quizá, en Italia, que es la cuna de los poetas... (para mí lo es).



Estoy escribiendo... ¡Qué misterio tan sublime!

2 comentarios:

adrian dijo...

Entonces el misterio no es la escribir, es que escribes no crees.

Rafa Monterde dijo...

Puede ser... Pero carcomerse la cabeza con teorías sobre el lenguaje, metamentalidad, extramentalidad, síntesis trascendentales, límites del lenguaje, gramáticas neuronales y todo eso... ¡me parece una exageración!

¡Con lo sencillo que es escribir algo bello sin barroquismos ni decadentismos!