lunes, 31 de enero de 2011

Hablando... se complican las cosas


La comunicación es un don complicado. En mi día a día lo compruebo: no creo que hablar sirva de mucho. Se dice: hablando se entiende la gente… Bueno, yo no sé qué pensar de eso. A veces: hablar es peor que callar. El ser humano es un ser que se comunica. Al menos lo intenta. El problema está en que hablamos demasiado. No es fácil callar. Sobre todo en España. Es muy difícil que te dejen hablar y que se te entienda en España. Porque hablamos demasiado. Quizá sea esa la razón por la que haya buenos escritores. Ya que, cuando no pueden hablar con la gente, al menos pueden escribir. Eso: comunicar no es fácil. Menos entender. Más bien: que te entiendan. Eso sí que es complicado. Porque algunos tienden a explicarse, a afirmar, a juzgar… Sin embargo, ¿cuántos están dispuestos a escuchar? Y lo peor de todo es que me obligan a que yo escuche. Claro, la gente quiere comunicarse conmigo, pero muy pocos me dejan que me comunique con ellos… ¡Ay, al final hablar va a ser un problema en vez de una solución! Quizá por ello me resulte tan atractivo el lenguaje. A fin de cuentas: entenderse no es fácil.

4 comentarios:

Nicias Duainz dijo...

En España, y en casi todo el mundo, parece que sÓlo se escucha a alguien cuando hay cosas materiales de por medio. Un buen ejemplo de ello es que en España es mas fácil que te den un crédito que la razón.

hana dijo...

Hola, te voy a comentar sobre esto que escribes. Creo entender que cuando se dice "hablando se entiende la gente" se toma por todo un completo conjunto de lenguajes que tenemos las gentes, no sólo la palabra, el bla, bla, bla que encontramos en una llamada telefónica por ejemplo, ese deberíamos utilizarlo para mensajes concretos, al igual que la escritura, son planos, aunque vayan cargados de intensidad. Ahora bien, si al lenguaje verbal unimos figura y movimiento corporal podemos encontrar mucho más directo el entendimiento, más amplia gama comunicativa.

Salud

fandescribi dijo...

Si hablas como escribes,chapo!
Bien amuebladita la cabeza,si señor.
Saludos

Criso dijo...

Y "¿cuántos están dispuestos a escuchar?" Muy escasos.Los mismos que estan dispuestos a comunicarse sin empezar con un "yo", pronombre de la primera persona del singular, inevitablemente egoista. Un abrazo Rafa, espero que los examenes hayan ido decentes.