lunes, 7 de febrero de 2011

Genialidad

Cultura sin genio artístico es un sinsentido. De nada sirve tenerla si la consumimos como un producto. Porque la cultura sigue al mismo ser humano que la crea. "Culturizarse" es... decirle al mundo que se es mejor que él. Buscar datos culturales como sellos busca un coleccionista, es eso: coleccionismo. También, tener algunos conocimientos y no saber enlazarlos, ni separarlos, ni acompasarlos según su método y tema, y escupirlos en público como muestra del complejo que se padece, es lo que más exhaspera al genio. En cambio, el genio no necesita demostrar nada. Lleva dentro la inquietud que le agota. El deseo que le consume. La felicidad imperfecta... No puede parar, pero sin afectamiento: el magma surge del volcán sin arrasar y, con delicadeza, lo consume todo. Eso es la cultura, la manifestación del ser propio de la libertad. La cultura es libertad. Por ello digo: no te culturices si quieres ser mejor que los demás. Esa cultura es la cadena que impide mirar a los otros con comprensión. Esa cultura es la que mata el interés. Esa cultura es la careta de la ignorancia. Porque el que conoce sabe que es un ignorante. Y, también, el que crea cultura sabe que ni su crear ni la misma cultura le pertenecen: todo le es dado. Él (o ella), esclavo de su libertad, sirve a los demás. Conoce que en su servicio al otro, en su renuncia a la libertad común del resto, manifiesta y realiza su existencia, pues sin esa renuncia nunca ex-istiría. Esa es la vida del genio, esa es su libertad y su alegría, la verdadera felicidad: el servicio. Ya que, para mí, una vida que no esté dedicada, además, a los otros, es una vida muerta. Y esa es la cultura del que se "culturiza" sin genio ni amor al arte.

1 comentario:

Fandescribi dijo...

Fenomeno,ademas de escribir bien tienes buenos sentimientos,chapo!
Salu2