miércoles, 2 de marzo de 2011

Detalles

Algo tan importante como el amanecer pasa desapercibido. El sol, que alegra tanto el día, se puede hacer habitual. Una pena. A veces no caigo en la cuenta. Una preocupación puede hacer que los detalles más sencillos y bellos no existan. El sufrimiento ahoga, como una soga, el alma, e impide que pueda ser, en cierta medida, todas las cosas… Aristóteles tenía razón. Pero él vivía de otra manera. Por eso los griegos llegaron a la verdad: eran capaces de contemplar. Ahora no hay tiempo. Sólo trabajo. Qué le vamos a hacer. Ni siquiera una mirada puede conmovernos, una lágrima o una mueca. Un espejo es más importante que el reflejo del agua. Un vídeo mejor que mirar el paisaje… Vivencias hipotecadas por el ambiente, corazones muertos por su vida.

1 comentario:

Sil dijo...

"Un espejo es más importante que el reflejo del agua". Me ha gustado mucho esta frase. Hay que tener esperanza. El agua no puede romperse en mil pedazos ;)