domingo, 3 de abril de 2011

El futuro de la democracia

La democracia ha aportado grandes avances y valores a la sociedad. Nadie duda de que nuestro sistema político haya dado una nueva vivencia de la libertad. Sin embargo, la actitud de la sociedad me alarma, pues no veo que se cuide la democracia.

La libertad humana requiere una actitud sincera y solidaria. La libertad de cada persona es solidaria con la de otra persona. Por ello veo que la libertad que se fomenta en nuestra democracia es perjudicial para la misma democracia. La libertad que más mueve nuestra sociedad es la del individualismo. La del “sujeto de derechos” por antonomasia. Y esa concepción y práctica de la persona no es propia de ella, ya que la desliga, al final, de las demás. Junto con ello, el desarrollo integral de la persona no se realiza.

No me gusta la política. Aunque la veo necesaria. Veo que influye en nuestras vidas más de lo que debería. Tanto es así, que el nuevo paradigma de valores, tendencias humanas y pensamiento es dictado por los partidos políticos, además de los medios de comunicación. Esa es la razón por la que me preocupa la política: la misma clase política es un fraude en muchos aspectos.

Los políticos son, además, el ejemplo de demócratas que tenemos en los medios de comunicación. Y vemos que no son de fiar… ¿Cómo debo entender entonces la democracia, siendo joven? Al ver que quienes sustentan la democracia son los primeros que la corrompen, ¿qué debo hacer yo, que soy libre, tan libre como esos políticos que la aborrecen? La respuesta más sensata sería: “no es para tanto, sigue viviendo tu vida”. Y yo contestaría que es cierto, que no vale la pena preocuparse.

No obstante, no puedo pensar así. Veo que la sociedad se va a pique. La corrupción no es sólo económica o jurídica, sino humana. Por ello me alarmo: es imposible la libertad sin personas que la vivan. Y sin libertad, no hay sociedad. Sin sociedad, no hay democracia. Sin democracia, hoy en día, no puede haber paz política… A fin de cuentas: temo por la democracia, pues tiene sus días contados. Si la actitud de la sociedad sigue siendo el egoísmo individualista, que se ve plasmado en todos los aspectos de la vida, no creo que las democracias sean verdaderas democracias.

Me gustaría señalar un factor conflictivo en la democracia: está supeditada a la economía. La política se mueve al compás del dinero. ¿Es eso democracia, es eso política? Ahora es cuando se podrá pensar que soy un ingenuo, que no veo el mundo tal cual es. Y yo creo que… quizá tengan razón cuando dicen eso. Pero no es casualidad que Platón y Aristóteles ya temieran por la democracia griega cuando se referían a su economía...

Si se quiere recuperar la democracia, a mi modo de ver, hay que encontrar el lugar idóneo de la economía, establecer un orden de factores que rijan la sociedad de otra manera. Así se podrá encauzar la sociedad en orden a un progreso equilibrado, más humano. Quizá haya que dar más importancia a la educación, la familia y, por supuesto, restar importancia a los partidos políticos en el sistema. Es decir, mayor participación ciudadana. Porque los ciudadanos de a pie son, a fin de cuentas, la democracia.

Esto son propuestas, al fin y al cabo…

6 comentarios:

Nicias Duainz dijo...

La verdadera democracia tan solo puede desarrollarse en una verdadera República, en una cosa pública. Por tanto considero que, si se quiere "recuperar la democracia" en España lo que habría que hacer sería eliminar la monarquía. Los ciudadanos son democracia en la medida en que no haya una persona que sin ser elegida por los ciudadanos sancione las leyes.

Fandescribi dijo...

Tienes pensamientos de buen politico,te doy mi voto :)
Salu2

Rafa Monterde dijo...

Bueno, esa propuesta, a sangre fría, puede ser atractiva. Sin embargo, conociendo un poco la actitud española, no la veo una solución suficiente. Porque la forma de Estado que tenemos es mucho más estable que la republicana. La Monarquía española, ahora mismo, está bien donde está... Hay que ser prudentes, porque se puede caer en el error rápidamente en esto, ya que muchos sacarían partido de ese cambio político...

Las cosas son más difíciles. Yo me conformaría con un simple -que no trabajoso- cambio de actitud en muchos aspectos sociales... Pero, claro, decir las cosas es mucho más difícil que hacerlas. ¡Y qué decir cuando las cosas se deben hacer entre varias personas -o una sociedad- en España! Si cuesta ponerse de acuerdo en una comunidad de vecinos, no me quiero imaginar qué dificil debe ser organizar el Estado español...

Rafa Monterde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Philip Muller dijo...

Más participación y menos partidos: estoy muy de acuerdo. Pero me temo que, a menos que hablemos de revolución o cosas así, sólo pueden cambiar la situación los partidos. O personas con poder que pertenezcan a ellos.

Rafa Monterde dijo...

Cierto, pero habrá que encontrar a quienes quieran hacerlo...