viernes, 12 de octubre de 2012

La genial idea de Juan


Un día, Juan se quedó sin dinero. Como no tenía medios para ganar dinero, se le ocurrió ponerse a dibujar. Como dibujaba bien, pensó que sus dibujos tenían algún tipo de valor. Probó suerte, hizo un buen dibujo y se presentó en una tienda para comprar algo. No recuerdo qué compró. Lo que sí recuerdo es que Juan tuvo la valentía de coger un producto caro e intentó pagar en la caja con el dibujo que había hecho. Antes de entregar el dibujo, dijo que quería hablar con el dueño de la tienda. El dueño acudió, preocupado, pues pensaba que había algún problema. Juan le dijo que era artista. Le dijo que no era famoso, pero estaba convencido de que su arte valdría mucho dinero algún día. Le dio el dibujo. El dueño miró a Juan sorprendido. Juan le miraba fijamente a los ojos, con confianza. El dueño, al ver la sinceridad de Juan, aceptó el dibujo como un pago. Y Juan se fue de la tienda con su compra. Aún no sé si se ha hecho famoso. Sé que compró un producto con uno de sus dibujos. Ojalá yo tuviera las geniales ideas de Juan.

2 comentarios:

Joseph Kabamba dijo...


Con tu blog vas comprando...
la amistad.

Atentamente
Joseph Kabamba

Rafa Monterde dijo...

Muchas gracias, Joseph. Se podría hacer un estudio de cómo una "techné" (internet) puede hacer algo trascendental (amistad), ¿no te parece? Un abrazo.