domingo, 4 de noviembre de 2012

¿Y si Dios se ha ido?


No puedes imaginarte las ganas que tengo de reír cuando me haces esa pregunta. Preguntar si Dios se ha ido, si se va a ir o si nunca ha estado aquí es como preguntar si hemos dejado de respirar oxígeno. ¿Estás respirando ahora mismo? ¿Tus ojos están mirando estas letras y tu mente las está inteligiendo? ¿De verdad crees que podrías leer estas palabras si Dios no sustentase tu existencia? No puedes ver a Dios, del mismo modo que los peces no pueden vivir fuera del agua. Sin embargo, sabemos que hay agua y que hay oxígeno, que las sustancias se componen y complementan. No puedes ver a Dios, porque Dios no está aquí. Pero todo lo que está aquí está en Dios, sin que Dios se confunda con lo que está aquí, con lo que puedes ver y tocar. Solamente tienes que ver donde no se puede ver, es ahí donde puedes ver a Dios y Dios te dirá dónde está… Después no verás como antes, porque ves las cosas desde dentro y desde arriba, con una mirada totalmente nueva, que sólo Dios te puede conceder.

1 comentario:

Angelo dijo...

Me alegra mucho que experimentes lo que nos ofreces. La clave de todo está en el final de tu entrada:" sólo Dios te puede conceder"
Un abrazo