lunes, 5 de julio de 2021

Constancia e insistencia

The Passion of the Christ (Infografía)

Qué gran don debe ser la libertad, Señor, para que, como Creador, la permitas... Debe ser algo demasiado preciado para Ti. En tu mirada atravesada por el dolor se refleja mi rostro inclemente. Te miro retándote, gritando que tu poder creador es inútil, porque tu Amor no es lo suficientemente grande como para transformar mi corazón de piedra. A veces me pregunto cómo es posible tu paciencia ante mi indiferencia y escepticismo. No meto el dedo en la llaga de tu costado como Tomás para comprobar que has resucitado, sino para seguir poniendo a prueba tu Misericordia. Parece que me guste sentir tu cuerpo muerto y tibio, vacío de vida, como si ello significara que, por fin, has dejado de insistir y de intentar penetrar mi corazón con tu delicadeza. Pero no. Ante tu cuerpo sin aliento no contemplo la muerte de Dios. Me encuentro ante el vacío de mi alma, que no es capaz de acoger el Misterio de la Redención ni de mirar la Eucaristía con la mirada de la fe. Y, sin embargo, sigues ahí. Porque el Amor no depende únicamente de mi respuesta, sino de tu constancia, de tu insistencia. O, simplemente, es eterno y... libre.

No hay comentarios: