viernes, 9 de julio de 2021

Gracias, Babilonia

Nací en el reino terrero, con la esperanza de que allí se cumpliera tu voluntad. Crecí seguro, confiado, pensando que ese espacio era el único lugar del mundo donde podía encontrarte. Pero decidiste desterrarme y, como a José, me diste la oportunidad de escucharte en países extranjeros. En Babilonia he conocido Tu Presencia. Ya no está reducida por los muros del Templo. Es en mi corazón donde habitas, donde el Reino es eterno y verdadero, porque eres Tú.

No hay comentarios: