martes, 14 de septiembre de 2021

TU VIDA ES TU CONDENA

Sé que piensas que estás en el Infierno. Aquí debes abandonar toda esperanza. Pero no. Esto no es el abismo donde nada comienza ni nada acaba. Es el lugar donde quiero que estés, el lugar donde un día quisiste abandonarme. No es un abismo, es un círculo del que no se puede salir. Un pozo al que no llega la luz. Es tan profundo que tienes que dormir agarrado a sus paredes para ascender por él. Sé que tú no vas a ser capaz de salir, porque yo escapé haciéndolo más profundo. Lo he sellado para que no puedas bucear las profundidades de sus ríos subterráneos. Son fríos y no quiero que mueras y tengas el consuelo de un final rápido. No. Quiero que escuches mi voz y que sigas agarrando esa lumbre que te impide verme. Esa luz que aprietas con fuerza porque sabes que estoy cerca. Estás donde puedo verte y donde puedo oler tu terror. Ese horror del vacío de tu conciencia. No voy a dejar que me veas. Pero vas a escucharme día tras día. Vas a desear que el sueño no te invada porque sentirás que en cuanto cierres los ojos te toparás con mi rostro esbozado con la sonrisa de mi justicia. Sabes que soy tu delito y que tu traición no tendrá misericordia. Porque quisiste disfrazarte de virtud y, ahora, se ha visto la farsa de toda tu existencia. No hace falta que te denuncie, porque tu vida es tu condena.

No hay comentarios: